lunes, 12 de enero de 2015

Mi historia con la lavadora

Uno de los grandes inventos que pone la tecnología al servicio de la calidad de vida de la mujer moderna es la lavadora. Mi gran enemiga es, también, la lavadora. 

¿Qué nos pasa? No lo se, una situación cotidiana y aparentemente absurda ha llegado incluso a crearme desde un complejo hasta discusiones de pareja ¿por qué he de sufrir desencuentros sentimentales porque este cachivache no se entienda con mi persona? 

He llegado a pensar que quizás el problema lo tenga yo y lo primero que hice en este piso fue invertir en la solución del problema: me compré Ariel. Huir de la marca blanca parecía el atajo fácil al problema de mi maltratado fondo de armario -de las camisas del pariente mejor ni hablamos- pero fue un parche temporal. Entonces empecé a fijarme, como buena consumidora del siglo XXI que soy, y comencé mi investigación, amigas, foros femeninos y, por último, anuncios de la tele. Y entonces lo vi claro y en mi mente apareció él: el payaso Micolor.
¡Adios al separar! decía el payaso feliz.

Ni una gota más de publicidad engañosa, dije yo. Y, ¿sabéis qué? Funciona!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.