lunes, 17 de marzo de 2014

De por qué el cine pierde adeptos

Ayer fuimos a ver Ocho apellidos vascos, como parece que hizo media España, al Cinesa Manoteras. Un poco de distracción de domingo por la tarde tras un paseo por la Casa de Campo se antojaba como buen plan para terminar un fin de semana redondo. 

Me gusta bastante el cine y la ficción nacional últimamente me está dejando buen sabor de boca (con Tres Bodas de Más no podía parar de reír) así que nos acercamos a Manoteras, por cercanía, sin saber cuánto íbamos a tener que pagar.

Llegamos al cine 15 minutos antes del inicio de la peli (19.15) para tener tiempo de coger las entradas, pillar algo para comer y ver los trailers previos (lo reconozco, ¡me encanta!). 

Pero en cuanto aparcamos vimos que además de las habituales colas de domingo había algo raro en el ambiente, eso a lo que yo llamo descontento generalizado.

Vale que no es urgente entrar a una hora u otra a ver una peli, vale que estamos hablando de ocio y que no pasa nada por esperar una cola de 10 minutos que no avanza, lo que no se puede aceptar es que un domingo por la tarde, de los 5 puntos Ticketmaster que había para venta de entradas sólo funcionaban dos (¡y mal!), que las colas sean eternas para que te atiendan con una sonrisa y te vendan una entrada de ¡¡9,40 euros!! (más el parking, mínimo de 1,85€) y luego cuando entras a la sala -patrocinada por Gas Natural y llena de basura en el suelo- te tienes que sentar en una cosa así ¡llena de mierda!


Desconozco si son conguitos o restos de chocolatinas, para mi lo que es, es una vergüenza del tamaño de una catedral y siento que se ríen del consumidor y de los amantes del cine. A estas condiciones cochambrosas se suma la media hora de publicidad que tuvimos que comernos hasta que al fin empezaron dos trailers y luego la película. 
Señores, ¿qué nos está pasando? 
¿De verdad creéis que alguien que paga de media 12€ quiere vivir esta "experiencia del cine"?
No entiendo cómo Cinesa puede permitirse estos lujos, abandonar a su suerte las salas, no cuidar que Ticketmaster funcione correctamente ¡un domingo por la tarde!... en fin, nos quejamos de que el consumidor no acude al cine, pero es que para encontrarnos con pocilgas patrocinadas con costes de acceso a 10 euros/cabeza, lo que me extraña es que aún haya gente que siga insistiendo...

Ticketmaster merecería un post aparte, una chica de unos 15 años se fue casi llorando porque iba a comprar entradas para ella y sus amigas y la máquina se bloqueó en el número 3. Compró tres entradas y luego iba a comprar suelta la siguiente. Y la máquina ya no funcionó más. Con las colas que había tuvo que dejarlo y le dio a sus tres amigas las entradas y ella se fue sola a casa. Una experiencia más... frustrante para el consumidor... y luego nos preguntamos por qué el cine pierde adeptos.


viernes, 14 de marzo de 2014

Aquarela Peluqueros, donde comienza la medicina capilar

Llevo en Madrid casi 6 años y he tardado la mitad de ellos en tener el pelo como lo tengo... ¡y lo que me queda! Soy de la fiel teoría de que cuanto menos me lo corto, más me crece (si, antipeluquero, pero el pelo crece desde arriba no desde abajo!), hasta que he dado con la fuente de poder y conocimiento capilar: Aquarela Peluqueros.

Allí nos encontramos con Valeria Costa, una brasileña que lidera un equipo de expertas en peluquería y estética que llevan años imponiendo las técnicas tradicionales de belleza de su país en nuestra ciudad. Cuando empezábamos a oír tímidamente las técnicas de alisado brasileño, en Aquarela llevaban tiempo aplicándole este tratamiento a sus clientas. No recuerdo bien cómo di con ellos la primera vez, seguro que buscando una buena peluquería en Madrid y quizás también a través de algún cupón de descuento, el caso es que es uno de esos descubrimientos a los que vuelves porque si, funciona, y lo notas tú y lo nota tu entorno.

Recuerdo que me hice el alisado brasileño y un año más tarde me hice la cauterización capilar, algo que a priori me daba miedo (ya bastante caña le meto al pelo con las planchas) pero que tuvo un resultado estupendo.

Alisado brasileño y tratamiento con queratina
Volví hace tres semanas para hacerme el alisado brasileño con queratina, una revisión de calidad para resucitar mi pelo antes de la temporada de bodas, bautizos y comuniones. ¿Y por qué escribo casi un mes después? Porque increíblemente sigo manteniendo el pelo perfecto, con un brillo que no tenía y una suavidad que hacía tiempo que no conseguía darle. Sin duda, ha merecido la pena volver a un sitio donde de verdad saben lo que hace para cuidar el cabello y aunque no soy especialmente coqueta, sí me gusta mantener una melena larga y que se vea cuidada.

El secreto de Valeria pasa sin duda por sus orígenes: la belleza de Brasil. No sólo realizan tratamientos de queratina, también son muy buenas haciendo tratamientos de choque como el mío: entré por la puerta con el pelo insano, desnutrido y con las puntas rotas y salí con el tratamiento de queratina en el pelo que tres días después se convirtió en lo que sigue siendo hoy. ¿Que si he notado algún cambio? Además de que ha mejorado su apariencia pues sí, el pelo se me cae menos y las planchas apenas las toco (a veces si porque mi flequillo tiene personalidad propia) con lo que es un ahorro de tiempo importante.

¿El presupuesto? Pues están muy bien de precio, suelen tener promos en portales de cupones y le puedes pedir un aproximado a Valeria por Whatsapp en el 679 257427, eso, si tienes claro cómo quieres tratarte el pelo, aunque para mi lo mejor es dejarte guiar un poco. Te acercas a la pelu, le pides consejo sobre qué le vendría mejor a tu pelo según lo tengas de largo y de liso o rizado y así se ajustarán más a lo que necesitas. En Aquarela están continuamente trayendo novedades a España con las últimas tendencias de las ferias de belleza de brasil, así que quizás cuando vayas haya algo nuevo y más rompedor aún, sino, mientras tanto, un buen repaso para "curar" al pelo del estrés de Madrid es una muy buena idea para salir del paso.

¿Pruebas? Ah, que queréis pruebas! Pues tengo el móvil en el taller asi que hasta que no reinicie su memoria no podré poner el antes y el después. En cuanto puedo actualizo porque... ¡vais a alucinar!


¿Veis porqué no podría ser bloggera de moda? 
Vaqueros sin planchar y pashmina mal equilibrada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.