jueves, 28 de noviembre de 2013

Si eres la persona más inteligente de tu empresa...

... estás en la empresa equivocada.

Al menos eso es lo que dice una frase de autor desconocido, que nos invita a pensar que lo verdaderamente útil e inteligente es tratar de estar NO en empresas grandes, pero si en lugares con proyección, que intentan atraer y retener el talento, pues serán estas las que salgan victoriosas y fortalecidas de la crisis.
formacion interna

Y es que ya sabes lo que dicen, innovar no es tener una gran idea, sino darle vida y ver qué eres capaz de hacer con ella, lo cierto es que una de las barreras más importantes que ofrecen las empresas a las buenas ideas (o ideas disruptivas) son los jefes. Hay empresas, como Gore Tex, que destierran la idea de tener "jefes", o al menos la antigua acepción que se refiere a la persona que frena tus impulsos y dice no a tus propuestas, y que también es puerta para aumento de salarios, y ventana para posibles ascensos. Una persona ha de ser capaz de crecer en función de sus competencias y de lo que puede aportar al proyecto, y no en base a la "opinión" que el jefe tenga de ésta.

Cada vez más los departamentos de recursos humanos tienen complicada la tarea de encontrar el perfil adecuado, con más de 2.000 candidaturas por oferta es normal que quien pase el filtro sea alguien conocido desde dentro y que pueda aportar alguna referencia. Y es que la realidad nos muestra que incorporar a alguien nuevo a la plantilla está ascendiendo a la relevancia de contar con un socio: ¿con quién montarías un negocio? ¿en quién estás dispuesto a delegar tus funciones?

Las diferentes estrategias de marketing hablan un poco de eso, de que los compromisos de ambas partes han de estar alineados, el nuevo ha de apostar por tu idea y defenderla como propia. Ha de aportar competencias que no se encuentran dentro, y esto es muy importante porque a veces las empresas buscan replicar lo que ya tienen cuando alguien abandona el puesto o incluso mejorarlo, pero descuidan el valor añadido que puede aportar una experiencia diferente con una visión más amplia. Cualidades de empresario, cada vez más ésta es una de las características imprescindibles, traducida con un "orientado a resultados" que en época de crisis convierten en transversal cualquier actividad de la empresa que apoye a las ventas.

Con lo que en este punto nos encontramos una curiosa controversia, si estás buscando trabajo y no tienes contactos influyentes (o haces networking efectivo, algo sumamente complicado) la posibilidad si quiera de llegar a realizar una entrevista en un puesto donde podrías encajar se reduce a porcentajes insólitamente bajos, las compañías cuentan con aquellos perfiles "baratos" o con referencias cercanas (primo de, sobrina de) y la calidad del desempeño baja. Esto obviamente no sucede en todos los casos, hay compañías que invierten en los procesos de selección muchos recursos, algo que de nuevo revierte en el engranaje de la compañía, son activos que suman al total del esfuerzo y son consistentes con la estrategia de marca.

En pocos años veremos cómo acaba todo esto, y cómo algunas de las decisiones empresariales tomadas hoy, determinarán el futuro de las empresas del mañana.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Por qué ya no compro en Amazon

He sido cliente de Amazon desde antes de que llegara a España, siempre tenían lo que estaba buscando y nunca me dieron mayores problemas. Yo confiaba en ellos y ellos hacían bien su trabajo. Hasta que un día decidí regalarle a mi hermano por su 25 cumpleaños unos prismáticos (como recordarás) y tras hacer una profunda investigación decidí confiar de nuevo en Amazon. Me gasté unos 300 euros, que no es cifra baladí y desde luego es el gasto más elevado que había hecho en su ecommerce hasta la fecha. Hasta que llegó el problema: su distribución.

Desconozco la logística de Amazon y tampoco me interesa como cliente, es decir, yo confío en que, si en la web se ofrecen unos costes, unos plazos y unas opciones de entrega a domicilio, esto se cumplirá. ¿Por qué no iba a hacerlo? Yo estoy cumpliendo mi parte del trato: cumplimento los datos, realizo el pedido y efectúo el pago. En el tiempo establecido sale el paquete, pero en vez de llegar a la casa de mi hermano en forma de regalo por sus 25 años, el paquete se queda por el camino, ya que la compañía de transportes, en este caso parece que fue MRW, decidió que el pueblo estaba lejos, y que quizás sería buena idea dejarlo unos kilómetros más abajo, en un bar, y que fuese mi madre a recogerlo (porque claro, es un regalo sorpresa, no va a ir mi hermano a recogerlo, para eso se lo compra él mismo en cualquier tienda offline).

El caso es que mi madre me lo comenta, que la han llamado para ver "si pueden dejar el envío a medio camino" pero claro la gente tiene trabajo y unas obligaciones y en ese momento ella no podía (ni debía) ir a recogerlo. Yo contacto con Amazon, necesito una solución, lo único que pido es que cumplan su parte del trato, eso de "entrega a domicilio" y su respuesta, además de saludos y greetings, es la siguiente:

Y me da mucha mucha pena porque admiro su modelo de negocio, están reorientando sus servicios de marketplace y sé que es un caso de éxito en muchas escuelas del mundo pero a mi en concreto, como cliente, no me dieron absolutamente ninguna solución, es como si nadie se hubiera leído mi comentario y una maquinita me estuviera comentando que si, que ellos son muy buenos y superan muchos índices de calidad, esta era una información que no necesitaba, como cliente se la presupongo y como consumidora por eso confío (confiaba) en ellos. Oiga, que he comprado un producto de 300 euros que no está ni en el proveedor de Amazon ni en mi casa, está en un bar varios pueblo más "abajo" ¡que es como un limbo!

Su atención al cliente no supo practicar la empatía conmigo que, sobretodo en un producto tan caro, es de vital relevancia para mi tranquilidad. Así que hoy, cuando he visto en Ecommerce News que Amazon lidera, de hecho monopoliza las ventas de comercio electrónico en Francia, lo he pensado, quizás allí están haciendo las cosas mejor que aquí. Quizás si se hacen responsables del trabajo de sus empresas de transporte. O simplemente quizás ese día tuve mala suerte. Aunque ahora ya nunca lo sabré porque desde entonces no he vuelto a comprar en Amazon. Y dudo que lo vuelva a hacer.

¿Alguien más ha tenido una experiencia así en un ecommerce y ha huido para no volver jamás?

viernes, 22 de noviembre de 2013

¿Tienes un minuto?

El Centro de Innovación de BBVA se marca de vez en cuando infografías de esas que abruman: se estima que en 2015 compañías de todo el mundo necesitarán profesionales expertos en información empresarial (no sé que hacen que no están contratándonos ahora) para dar apoyo al ingente Volumen, Variedad y Velocidad de los datos, aunque sólo un tercio de estos 4,4 millones de puestos podrá ser cubierto. Estas 3 V's del Big Data abaten al más pintao, y es que no se trata de coleccionar y ordenar datos, sino de saber luego qué hacer con ellos, de tomar decisiones a partir de unos gráficos de colores que pueden modificar por completo el modelo de negocio de una empresa. 

La siguiente infografía nos invita a ver precisamente eso, cómo en un minuto de nuestra existencia, ocurren todas estas cosas. Y el siguiente minuto, y el siguiente... Aún no sé cuál es el dato que más me impresiona...

Acabo de llegar de una charla de Christopher Grant (@digitalaltruist), el Head of Growth de Tuenti, y de nuevo nos ha dejado boquiabiertos, con su plataforma de Business Intelligence son capaces de medir absolutamente todo lo que se propongan, las nuevas cuentas que se crean son rastreadas de forma intensiva durante 12 semanas y más tarde el tracking pasa al departamento de engagement: las personas que controlan estos datos tienen más información de las formas de consumo del adolescente occidental que cualquier psicólogo, sociólogo, no en vano se dice que los ingenieros son los nuevos todopoderosos del big data (¿cuando han dejado de serlo?). 

A través de algoritmos son capaces de predecir a qué hora somos más susceptibles a la compra o si los domingos es un buen día para bombardearnos. Tuenti sabe más de ti y de mi que tú y que yo porque lo que para nosotros son datos inconscientes, para ellos son resultados matemáticos que responden a una conducta motora predecible. Y digo Tuenti como puedo decir Google, Amazon o cualquiera de estos colosales y omnipotentes de la información personal. 

Pero para nosotros ya es tarde, casi imposible recuperar nuestra privacidad, quizás las generaciones que aún están por venir puedan exigirle a estas empresas sus derechos, para nosotros la ley no ha llegado a tiempo y nos hemos vendido al mejor postor sólo por tener unas búsquedas gratuitas... o una cuenta de correo con publicidad personalizada.

martes, 19 de noviembre de 2013

Veo doble. Me he tomado una Guinness



No pedimos tanto. Una sonrisa en el lector para que, por lo menos, hable de nosotros cuando cene con los amigos. Los creativos siguen y seguimos innovando y encontrando esas pequeñas cosas de la vida cotidiana que todos podemos entender que nos llevan a decir algo así como: "¡Qué bien pensado!".


GHoy: Guinness, qué bien pensado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.