lunes, 29 de agosto de 2011

Debajo el Támesis. Arriba el Rainbow. Bajo mis pies, el London Bridge.

Hoy era uno de esos días en los que me apetecía salir de casa, coger transporte público y dejarme llevar hasta que me apeteciera bajarme. Mañana en Londres es Bank Holiday por los Carnavales asi que había lineas especiales. Le tocó en suerte la Jubilée Line. Parada: London Bridge.

Ha sido un día lluvioso asi que tocada disparar la cámara bajo un sorprendente arco iris, de esos en los que se distinguen perfectamente todos los colores. Está entre dos puentes, el precioso Tower Bridge (foto de arriba) y el Cannon Street Railway. Algunos otros rincones dignos de ver pasaban por alli: la Catedral de Southwack, algunas vistas de la Ciudad Financiera o en el London Bridge Quarter, "The Shard", el que se supone que será el edificio más alto de Londres y de toda Europa Occidental.
Lo interesante del puente que estaba pisando es el proyecto del que había oído hablar, el arquitecto Patricio Pouchulu y su "una ciudad dentro de un edificio sobre un puente".

Dejo algunas fotos desde el London Bridge:






































¿Sabes que el incendio de una panadería cercana quemó todo el puente hace casi 300 años? Lleva aqui 2.000 años, por eso creo que los londinenses están dolidos y casi no comen pan... pero ya esto es my own opinion.

viernes, 26 de agosto de 2011

Pequeñas primeras cosas que me han sorprendido de los Londoners

Salir de fiesta y ver como todo el mundo no es que "hace como que canta la canción que está sonando" sino que ¡se la sabe! y se la sabe porque habla inglés no como cuando los demás cantamos los estribillos de canciones o buscamos la letra para luego intentar recordarla cuando estamos de fiesta. Leer los labios de los londoners de fiesta y comprobar que si, hablan inglés.

Londoners trends. Todos sabemos que los londoners son trendsetters de nacimiento, no hace falta que me lo digas, pero es que llega un momento que no se si estoy frente a un superhortera de bolera o al más in de la fiesta porque es que realmente no sé cómo definir su estilo, entre vintage y moderno pasando por lo primero que he pillado lo he combinado como he podido. Esas gafas de pasta negra con ese "apaño" blanco para unirlas, como quien las rompe y las pega con celo. O esas ¿deportivas? con las que corren, donde se ven los dedos de los pies que de verdad ¡da yuyu!

Y luego ese rollito marketiniano que tanto me gusta. Ir paseando por Oxford Street y ver un grupo de gente // grupo de gente reunido, grupo de gente al que hay que unirse!!// que escucha a un hombre que tras 60 años cierra su tienda por la crisis (eso he creido entender) y que, de paso, regala todas sus existencias. Si, si, tal cual, las regala, ¡te mira a los ojos entre la multitud y lanza perfumes a cero pounds a tus manos! A mi me tocó uno francés que no conocía pero me hizo tanta ilusión...

Y luego... ese pelo -filamento cilíndrico, sutil, de naturaleza córnea, que nace y crece entre los poros de la piel de casi todos los mamíferos y de algunos otros animales de distinta clase- Dios mio la variedad que en menos de 10 días me he encontrado en Londres ha sido absolutamente apabullante: pelucas de negras, diademas de pijas, rizos de niños judíos ortodoxos, tocados y gorritos de haitianos.

En Londres se lleva el dress for less, y me lo voy a aplicar desde el primer momento, he visto algunas de las tiendas más bonitas que he visto en mi vida. ¡Qué bien!

viernes, 19 de agosto de 2011

Entrevista a Linda Irsën, el nuevo gran grupo

Me complace presentarte una entrevista en primicia exclusiva y totalmente personalizada para la persona que escribe, un auténtico honor poder hacerme eco de los nuevos sonidos de Linda Irsën. ¿Qué no sabes quienes son? ¿Aún no sabes cómo suenan? De momento, atención a lo que cuentan:


    1. ¿Qué significa Linda Irsën?

Linda Irsën es el encuentro de dos caracteres muy diferentes dentro del mismo concepto musical, que nos permite expresar nuestras ideas mediante un sonido que creemos propio y original. Digamos que su principal característica es su doble personalidad.

    2. ¿Cómo definís vuestro estilo y con qué grupos os identificáis?

Nosotros partimos del rock clásico, directo, pero ese es sólo el punto de partida. Escuchamos diferentes géneros para actualizar ese sonido rockero, que queremos que resulte algo más cálido, y con más feeling. Jugamos con armonías de voces y contrastes en las estructuras. Los grupos que ahora mismo escuchamos son The Raveonettes, The Thermals, The Subways, The Mary Onettes, Eels... no es que nos identifiquemos pero sí son sonidos que nos interesan. 

    3. Acabáis de llegar y ya contáis con cientos de fans, ¿pensabais que el éxito llegaría tan rápido?

(Risas) Sobre el éxito no tenemos gran cosa que decir porque aunque suene a tópico, no lo tenemos en mente cuando estamos trabajando una canción. Pensamos en comunicar, en conseguir que la gente empatice con nuestras canciones. Para nosotros, que se nos sumen fans en Facebook y nos feliciten por lo que escuchan en SoundCloud o en Bandcamp es un auténtico honor, y conseguirlo tan rápidamente, desde luego es también un éxito. Nos sentimos muy agradecidos.

    4. ¿Escribís y componéis vuestras canciones o bebéis de otros artistas?

Siempre se empieza por tocar canciones de otros, pero enseguida entendimos que la oportunidad de expresar nuestras propias ideas era demasiado buena como para dejarla escapar, por eso formamos Linda Irsën. Buscamos inspiraciones en todas partes: imágenes, libros, películas, sonidos, juegos de palabras, anécdotas, y de ahí surgen letras para las que componemos una melodía o bien al revés, a melodías que nacen en los ensayos se les escribe una letra... No obstante, hay canciones de otros que nos gustan, que queremos tocar para darles nuestro propio estilo. Para eso hemos elegido una versión de Queen, Tie your mother down. No es de sus más conocidas pero tiene mucha fuerza, y su letra encaja muy bien con el concepto de Linda.

    5. Ya habéis lanzado dos canciones al aire, Bad On Me y Once Again, por qué estos singles y cuáles son vuestros próximos planes?

Bad On Me nos parecía la forma ideal de irrumpir online: es una canción fresca, muy directa, con un estribillo pegadizo y que define bastante bien nuestro sonido. Con Once Again ha pasado algo muy curioso: la hemos compuesto, ensayado, arreglado, grabado y subido a la red en menos de un mes. Hay veces que no puedes contener las ganas de compartir algo que acabas de crear. Con Tie your mother down queremos sorprender con una canción muy masculina interpretada en la voz de una mujer. Sobre los próximos planes de Linda Irsën, os adelantamos que estamos trabajando en un videoclip para Once Again y que en breve subiremos un cuarto tema. Y también muy pronto tendremos lista toda nuestra idea gráfica, en la que está trabajando una amiga nuestra, una de las mejores diseñadoras de este país, Ana V. Francés.

    6. Curiosa insignia la que os ampara, el signo de Géminis, ¿simple casualidad o Linda Irsën comparte otras características del elemento de aire?

Nos interesa la dualidad, todo aquello que pasa desapercibido a primera vista pero encierra complejidad, incluso puede llegar a ser todo lo contrario. Esto es lo que representa Linda, además de una cierta picardía envuelta en una apariencia de ingenuidad... muy característica de los Géminis. Aparte de esa doble personalidad y de que sus dos integrantes también somos Géminis, Linda, como grupo, nació un mes de Junio. No, definitivamente no es casualidad. ;)
    7. ¿Con qué tipo de público encaja Linda Irsën?

Con todo aquel que busque sorprenderse con la música, que a estas alturas es mucho decir: somos conscientes de que es algo tremendamente difícil, pero confiamos en encontrarnos con un público que demande música en inglés, fácil de escuchar, y no necesariamente superficial... o sí. Los temas de las canciones de Linda Irsën se trabajan pensando mucho en el público: queremos que se rían, que se emocionen, que nuestra música les acompañe. Todo un reto.

    8. ¿Cuándo daréis vuestros próximos conciertos? ¿Pensáis en grandes masas o la intimidad de locales exclusivos?

Linda Irsën prepara temas que podamos presentar en concierto muy pronto. Queremos dar un espectáculo de calidad y que el público se quede con ganas de más, que es lo que hemos aprendido tras participar y asistir a muchos conciertos. Lo importante no es sólo cuánta gente venga a vernos, sino también que se vayan convencidos de que quieren volver a vernos... y así la siguiente vez se traerán más amigos. ;) 

    9. Y ahora, unas preguntas de situación:

Si Linda Irsën fuera un personaje, ¿cuál sería?
Podría ser Harry el Sucio, Don Draper o Sally Bowles... un personaje con trasfondo, alguien de quien sospechas que guarda muchos secretos o que lleva una doble vida.
Si Linda Irsën fuera una ciudad, ¿cuál sería? Tomelloso o Gotham.
Si Linda Irsën fuera un animal, ¿cuál sería?
Un felino, por lo misterioso, por su independencia y esa obsesión por colarse en las maletas de la gente y esconderse donde nadie pueda encontrarlo.
Y por último, si Linda Irsën fuera una sensación ¿cuál sería? La curiosidad.

    10. Un mensaje para Una Fan Incondicional, feel free ;)


Que nuestra primera entrevista sea para Una Fan Incondicional es el mejor de nuestros presagios. Creemos que, igual que a Linda Irsën, a la autora de este blog le esperan muchos éxitos, que seguiremos con gran interés... y curiosidad. Gracias!!.

Y para conocer a Linda Irsën un poco más:

¡Gracias!

miércoles, 10 de agosto de 2011

Este, mi cajón de sastre

Una Fan Incondicional, desde sus inicios en 2007, nació con la clara vocación de ser como un diario personal donde escribo solo sobre cosas que me interesan. Publicidad, viajes, amigos, social media, amigas, marketing, amor, telenovelas, familia, economía, moda, salud, tendencias, relaciones públicas, tecnología, mi país, tu país y un largo etcétera de ocurrencias varias. Es como un cajón de sastre, un diccionario que cada día abres por una página y no sabes de qué va a tratar.

Es lo que a mi me parece interesante de los blogs personales, que cada uno hace con él lo que le da la real gana. Pues bien, en cinco días me espera un pequeño gran viaje a Londres. Tendré un sueño de duración indeterminada.

Asi que si te parece, sigue leyendo, pero con otros ojos. With other eyes.

Viaje a Paris: la ciudad del amor

Ida con EasyJet y vuelta con Vueling. Obviamente no hubo puntualidad, pero el tiempo en los aeropuertos con Wifi pasa más rápido así que tampoco nos importó mucho salir con una hora de retraso, mientras todo fuera bien.

Nos quedábamos en el Hotel de Clichy, en la Plaza de Clichy, cerca de la Gare du Nord, bastante céntrico, con mucha vidilla de la zona de Montmatre y al ladito del Moulan Rouge. Como el viaje a Paris era mi regalo de cumpleaños yo estaba como en una nube, había podido mirar cosillas por Internet pero tampoco iba muy estudiada, que es como me gusta a mí ir a los destinos, sabiéndomelo todo.

Llegamos a eso de las 23.30, el RER –una especie de Cercanías- ya estaba cerrado. Cogimos una línea de bus –como siempre el hombre aprende por imitación, así que nos pusimos a seguir a la gente-. Un chico encantador nos escuchó hablar español y al notar que estábamos perdidos nos echó una mano y nos indicó como llegar al centro de Paris. Tras el bus nos subimos a otro tren y luego caminamos hacia donde creimos que teníamos que hacerlo, en la capital de Francia hay bastante internet gratuito, pero como ya era tarde cogimos un taxi y en dos minutos ya estábamos en la puerta del hotel. 2 estrellas, justito pero suficiente para el uso que íbamos a darle.

DIA 1
Teníamos por delante una gran ciudad y la única jornada en la que se nos garantizaba el sol. Madrugamos y comenzamos a andar. Primera parada: El Arco del Triunfo. Impresionante. Fascinante. Uno de los arcos de triunfo más conocidos del mundo es el Arc de Triomphe de París, ubicado en la place de Gaulle, en el extremo oeste de la avenida Champs-Élysées., erigido para conmemorar los triunfos militares de Napoleón Bonaparte.



Tras encontrárnos esta maravilla casi por casualidad caminamos a lo largo de los Campos Eliseos, que con casi dos kilómetros se extiende hasta la Plaza de la Concordia -la segunda plaza más grande de Paris- y es la principal avenida de la ciudad. Es considerada por los parisinos la avenida más hermosa, famosa y elegante del mundo, es también la zona de compras más exclusiva y cara del mundo, cuenta con las tiendas más exclusivas a nivel mundial como Chanel, Louis Vuitton, Cartier, Hugo Boss entre otras. Los franceses suelen llamarla la avenida más hermosa del mundo («la plus belle avenue du monde»).

En la misma Plaza de la Concordia nos topamos con el Obelisco de Luxor -aqui mi novio alucinando, se sabía la historia y me contextualizaba a cada paso, asi da gusto-. Aqui también pudimos ver la fuente de La Madeleine o la de Hittford pero, sobretodo, divisamos por primera vez la Torre Eiffel.

Caminamos un poco más, Palacio y Jardín de las Tullerias, es amplio y con mucho tráfico, los parisinos lo consideran algo así como El Retiro de Madrid... ¡donde el césped no se pisa! y que desde 1789 se convirtió en la residencia real, que venía de Versalles, por un tiempo. Incluso Napoleón vivió aqui en 1800. Una de las cosas que me sorprendió es que hay un nuevo arco que hace de entrada, es el Arco del Triunfo del Carrusel, que separa tullerias del Louvre.

Otra maravilla a tan sólo unos metros: el Museo del Louvre. Absolutamente majestuoso. Sabíamos que en nuestro viaje de tan sólo tres días nos tocaría elegir. El Louvre se quedó fuera. Tanto arte merece un día al completo y fuimos práctico. Quedará, con suerte, para la próxima visita a Paris. Además, llegamos en lunes, día en el que cierra, asi que tampoco fue un disgusto.

Nos dimos un paseo, nos mojamos un poquito los pies en una fuente -ya un poquito maltrechos tras 3 horas caminando- y salimos a una nueva avenida desde la que se divisan algunos puentes, entre ellos, el que cuelga los candados del amor. Se ha puesto de moda en muchas ciudades europeas pero realmente encontrarnos con este fue suerte y no otra cosa, ya que no conocíamos de su existencia. Había tiendas donde vendían candados por 7 euros y a pesar de que a mi esas cosas me hacen mucha ilusión, nos quedamos sin nuestro símbolo de amor :(















Paramos a comer en un italiano. Todos los sitios cobran en su menú la bebida a parte, con lo que suele encarecer. Nos gastamos unos 15 por cabeza. 45 minutos y a seguir pateando la ciudad, ya teníamos ganas de ver la Torre Eiffel, pero nos quedaba aun otro gran símbolo por el camino: la catedral gótica de Notre Dame. Absolutamente imponente. A pesar de estudiar francés durante cinco años hasta llegar ahí no caí en que significa Nuestra Dama, en referencia a la Virgen Maria. Está rodeada por el Sena, la entrada es gratuita y las colas enormes. Otro monumento al que no pudimos subir y que apuntamos para la siguiente.


Tras Notre Dame un pequeño capricho barroco, el Palacio y el Jardín de Luxemburgo, lo meteríamos en nuestra ruta si nos daba tiempo y así fue, tras una Coca Cola Light rápida al lado de la Sorbona nos adentramos en el precioso jardin encargado por Maria de Médeci. Dimos una vuelta y pillamos un bus hacia la, ahora si, Torre del señor Eiffel. En la parada de metro nos dejamos caer cerca del Museo del Ejército y el Palacio Nacional de los Inválidos, donde se encuentra enterrado Napoleón Bonaparte. Las vistas desde lo alto de la torre son impresionantes.


Al fin atravesamos esta preciosidad y fuimos avistando la Torre Eiffel y sus largas colas en cada una de las cuatro entradas. Eran ya las 6 de la tarde y aqui terminaba el recorrido del primer día. Quedamos embelesados aunque tengo que reconocer que mi primera impresión fue del tipo: "¡pero qué fea es!" cuanto más la miraba más me gustaba. Nos hicimos las fotos de rigor y nos montamos en el metro para darnos una ducha en el hotel y ponernos guapos para la noche. Nos esperaba una cena en un crucero por el Sena.

Antes de llegar al hotel -ubicado en Montmartre- nos acercamos a ver el Moulin Rouge, a unos dos minutos andando. Está en una calle llena de sex-shops y otros locales de alterne, símbolo de la noche parisina ¡muy interesante!


Una de las cosas más románticas que uno puede hacer en Paris con su pareja. Tanteando un poco distintos foros, sobretodo el de Los Viajeros, vi restaurantes como Le Train Bleu o Le Ciel de Paris o incluso el de la propia Torre Eiffel que tradicionalmente son los más típicos para parejas. La otra opción clara era el crucero, unas dos horas navegando por el Sena, con nuestras mejores galas y a bordo del Capitane Fraccaise.
Una experiencia única donde de nuevo se ve la capital con las lunes de la noche, a otro ritmo, en otro ambiente. Totalmente recomendable e imprescindible. El final perfecto de cualquier velada.

DÍA 2

A mi novio le fascina la idea de conocer las ciudades en moto. Es otra manera de llegar a sitios que con transporte público no llegarías y que además te da la libertad para recorrer cada rincón a capricho. El martes fue nuestro free day. Recorrimos más o menos el mismo camino que el día anterior nos había llevado 9 horas a pie. En la zona de Notre Dame me compré mi único capricho parisina: una boina roja.

En moto conocimos la parte nueva de Paris, la city o zona financiera, con unos edificios realmente impresionantes, modernos y donde se mueve la mayor parte del dinero de los franceses.

Por la tarde subimos al norte, en Mormarte, el cementerio o el Sacre Coeur -no me dejaron entrar a la primera porque llevaba pantalones cortos, asi que atención a la vestimenta!-.
Aqui no hay fotos, sólo sensaciones :)

DÍA 3

Salíamos a medio día asi que sólo teníamos un objetivo, subir a la Torre Eiffel, tras hora y media de cola entramos por la puerta norte al piso primero y al último. ALUCINANTE.



Uno de esos viajes que hay que hacer al menos una vez en la vida.
Si es posible en la segunda visita me he apuntado: Disney, Versalles, subir a Notre Dame, ver la tumba de Napoleón... y vivir Paris.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.